Masaje erótico, la forma de despertar la sensualidad

Masaje erótico, la forma de despertar la sensualidad

Beneficiosos del masaje erótico

En este artículo aprenderemos cómo puedes enriquecer tu relación amorosa y también te daremos algunas recomendaciones para realizar y recibir este tipo de masaje, a través del cual puedes expresar directamente tu profundo amor y admiración a tu pareja de una forma maravillosa.

A través del masaje erótico es posible conocer y comprender mejor de tu pareja.

¿Cómo despertar la sensualidad?

Una de las cualidades más importantes que desarrollan los masajes eróticos es la sensualidad.

La sensualidad natural es la piedra angular del erotismo, y si quieres tener una relación amorosa satisfactoria, hay que trabajarla y fomentarla constantemente.

Ser sensual es ser capaz de saborear con todos los sentidos los momentos íntimos de conexión con tu pareja, pero también es la capacidad de estar abierto a la vida y a todos los bonitos momentos que te presenta día tras día. Por ejemplo, el canto de los pájaros, el cautivador aroma de las flores, el tacto amable de los rayos del sol, el delicioso sabor de la fruta fresca o la belleza que te rodea.

El masaje erótico (entre otros muchos efectos) ayuda a despertar esta capacidad en quienes la han olvidado a lo largo de su vida. Después de recibir un masaje, la persona suele percibir todo lo que le rodea con mucha más intensidad, como si de repente los colores fueran más vibrantes, los sabores y olores más fuertes, el tacto del cuerpo más inmediato. Y no es casualidad: ocurre precisamente porque se reaviva tu propia sensualidad.

A lo largo de la vida, por desgracia, ocurre que la sensualidad y la alegría espontánea empiezan a desvanecerse tras un tiempo de convivencia en pareja, debido al aislamiento y la ignorancia. Esto también provoca un debilitamiento de la atracción erótica mutua. Si le preguntas abiertamente a las parejas de larga duración sobre este tema, en muchos casos coincidirán en que siguen queriéndose, se anhelan y encuentran atractiva a su pareja, pero su vida amorosa se ha desviado hacia los asuntos superficiales de la vida cotidiana. Es en estos casos cuando el masaje erótico puede ser un medio excelente para reavivar la sensualidad y la chispa entre la pareja.

Al principio de una relación, durante el enamoramiento, la sensualidad es un hecho. A ella debemos gran parte del anhelo y disfrute de la cercanía de la pareja, el deseo de estar constantemente a la vista, de tocar, de sentir, de percibir el sabor de sus besos, el aroma de su cuerpo o el sonido de su voz.  Simplemente deseamos sentirlo intensamente con todos los sentidos.

Sin embargo, a medida que se acostumbran el uno al otro con el tiempo, a menudo ya no encuentran a su pareja tan encantadora e irreconocible y empiezas a olvidar el estado inicial de sensualidad. A veces incluso podemos sufrir un sentimiento de falta de amor. Pero lo que realmente echamos de menos a menudo es la falta de contacto sensual compartido.

Revitalicémoslo con el masaje erótico

La energía que llegar a través del despertar de la sensualidad dará nueva fuerza a tu amor, enriquecerá tu relación y tu lado erótico, y aportará nuevo vigor y frescura a un posible estereotipo.

Un masaje erótico regular y correctamente realizado se convertirá en un manantial de confianza, amor e intimidad del que merecerá la pena nutrirse. En un entorno inusualmente abierto y relajado, encontrarás espacio para redescubrir y potenciar la armonía y atracción mutua.

Al entregarte por completo al tacto de tu pareja durante el masaje, se abren el uno al otro y llegan a conocerse más profundamente, incluso en los niveles más íntimos. Esto es lo que puede hacer la sensualidad despierta. Cuando se cuida y protege, fomenta el amor en una relación, la hace constantemente fresca y viva, y estimula una atracción mutua duradera.

Revitalicémoslo con el masaje erótico

Algunas palabras sobre el erotismo

Para entender mejor la diferencia entre el masaje convencional y el erótico, es bueno conocer al menos parte del significado de estas enseñanzas eróticas.

Se trata de un sistema esotérico espiritual originario de Oriente, conocido en nuestro planeta desde hace miles de años y que se centra en el despertar humano a muchos niveles diferentes.

El erotismo también persigue la integración de la sexualidad sagrada en nuestra vida cotidiana, facilitando así la consecución de estados espirituales superiores y la expansión de la conciencia. Transforma la sexualidad de tal manera que se convierte en un soporte energético para el desarrollo espiritual del ser humano.

El amor y el tacto desempeñan un papel importante en la versión occidental de esta doctrina. Podemos experimentarlo, por ejemplo, a través del masaje erótico, que nos enseña una actitud desinteresada y espiritual.

Cuando un hombre da un masaje a su pareja, no sólo intenta satisfacerse a sí mismo y a sus sentidos, sino que, por el contrario, le está dando intensamente algo de sí mismo y expresando su amor por ella con la máxima consideración, sin expectativas ni condicionamientos. Poco a poco, con esa actitud, aprendemos a dar al otro lo que realmente necesita, en lugar de lo que nosotros mismos pensamos que quiere.

Uno de los peldaños básicos para la posterior práctica del erotismo es el logro del control total de la energía sexual, que permite a todo el cuerpo experimentar orgasmos repetidos sin pérdida de potencial.

Practicando gradualmente las técnicas correctas, los procesos pueden separarse por completo, lo que permite tener experiencias únicas.

Con el masaje erótico, por lo tanto, es posible experimentar con mayor placer e intensidad, será una experiencia muy satisfactoria y armonizadora, sin agotamiento ni pérdida de interés al final. Es justo lo contrario, es a través de esta forma que nuestra energía y regeneración general aumentará y se profundizará. La relación amorosa también se profundizará y despertará más amor y felicidad.

4.8/5 - (20 votos)