Todo sobre el morfotipo

¿Conoces el morfotipo de la piel? Descúbrelo

El envejecimiento es único para cada individuo y depende de una serie de parámetros

El envejecimiento no es igual según la forma de la cara, los orígenes étnicos y varía según las expresiones faciales.

Por lo tanto, es esencial que un facialista experto sea capaz de determinar estos elementos a la perfección, y hacer un diagnóstico de la cara (morfotipo facial) lo más preciso posible.

Esta respuesta relevante se entiende tanto en términos de tratamiento puntual como de seguimiento a largo plazo. Así pues, durante una primera sesión, leera tu rostro para adaptar sus técnicas manuales y construir un tratamiento a medida y 100% personalizado.

Los músculos faciales son los responsables de la expresividad del rostro. A medida que envejecemos, estos músculos compensan su atrofia y relajación volviéndose permanentemente hipertónicos, responsables de las arrugas dinámicas, que dan al rostro un aspecto tenso, triste y/o severo.


Trata el envejecimiento facial observando la anatomía de tu cara

Actualmente, el rejuvenecimiento facial se basa en el concepto de rejuvenecimiento global, natural y tridimensional de la cara, teniendo en cuenta sus 4 componentes anatómicos (hueso, grasa, músculos y piel).

El análisis semiológico del envejecimiento facial se basa en una segmentación de la cara y de los tres tercios (superior, medio e inferior), aunque el envejecimiento facial debe tenerse en cuenta de forma global.


Los objetivos del tratamiento facialista son múltiples

La dinamización de los volúmenes del rostro, el rejuvenecimiento de la mirada y de la región bucal y perioral, respetando la dinámica facial.

Esta última consideración es esencial, permite tanto identificar y corregir las expresiones negativas ligadas al envejecimiento como mantener el lenguaje emocional del rostro, garantía de resultados naturales. Para ello, hay que observar el rostro y crear un morfotipo según múltiples criterios.

Los objetivos del tratamiento facialista son múltiples


Envejecimiento y expresiones faciales

Las modificaciones anatómicas relacionadas con el envejecimiento pueden identificarse y analizarse semiológicamente etapa por etapa. Se combinan de forma variable según la persona y confieren expresiones negativas al rostro.

Estas combinaciones dependen en particular del morfotipo facial: esquemáticamente, una cara larga tiende a profundizar, una cara corta a encogerse.

Los cuatro elementos que definen las expresiones negativas son:

  • Pérdida de volumen por atrofia
  • La relajación de las partes blandas (ptosis)
  • Aspecto superficial (piel)
  • El equilibrio muscular de los depresores frente a los elevadores

En términos de expresividad facial, el envejecimiento induce así dos fenómenos:

  • Los pliegues de la piel relacionados con expresiones repetidas se vuelven permanentes con el tiempo, congelando las expresiones naturales del individuo, como las patas de gallo.
  • La flacidez y la ptosis, asociadas al deslizamiento y a la atrofia de los volúmenes grasos y al deshielo del soporte óseo, crean expresiones artificiales, simulando el efecto de los músculos del descenso: pliegues nasolabiales, pliegues de amargura, valle de lágrimas que expresan tristeza, fatiga, amargura, severidad.

El morfotipo facial

La secuencia de análisis del envejecimiento facial sigue un enfoque sistemático, aunque la percepción del envejecimiento sea global. El análisis del volumen, piedra angular de la sesión:

  • Análisis de los compartimentos de grasa y su movilización durante la dinámica facial
  • Análisis de la zona de los ojos
  • Definición de las líneas de expresión (glabela, frente, patas de gallo)
  • Examen de la ceja: posición, forma y volumen
  • Examen de los párpados
  • Volúmenes periorbitales y temporales
  • Estado de la piel: flacidez o atrofia, arrugas superficiales
  • Análisis del área de la sonrisa
  • Labios: arquitectura de los labios, arrugas de los labios
  • Región preoral: pliegues de amargura, surcos del mentón y arrugas
  • Análisis dinámico de la boca y la zona perioral
  • Análisis del óvalo de la cara
  • Análisis de los volúmenes laterales de las mejillas

Soporte óseo

Así, un facialista es capaz de establecer el vínculo entre las modificaciones anatómicas vinculadas al envejecimiento y la identificación de las expresiones negativas vinculadas al mismo.

El envejecimiento es único para cada individuo, dependiendo de una serie de parámetros.


El envejecimiento estructural de las diferentes zonas

La personalidad de las personas se lee en primer lugar en el rostro. Esto es normal, porque los sentidos esenciales están presentes allí, el habla, la mirada, las expresiones del rostro.

El proceso de envejecimiento del rostro lo modificará de forma compleja. Envejecimiento estructural (huesos, músculos, piel, grasa) y un envejecimiento diferente para cada zona anatómica (frente, mejillas, nariz, boca, etc.).

El tiempo y la edad son, por supuesto, los principales culpables, pero veremos que el estilo y las condiciones de vida pueden acelerar este proceso de envejecimiento. Las fibras de elastina y colágeno se vuelven primero frágiles. La dermis y las células que contiene se van agotando poco a poco.

El envejecimiento estructural de las diferentes zonas


Envejecimiento óseo

En general, la masa ósea disminuye con la edad. Sin embargo, hay ciertas características que indican el paso del tiempo. Las cavidades orbitales se hacen más grandes.

  • Los ojos se meten un poco más en las cuencas y, naturalmente, la mirada se vuelve más triste
  • El hueso malar (bajo los pómulos) se encoge y contribuye así a la caída de los tejidos blandos del tercio medio de la cara
  • La línea mandibular (la mandíbula) también se retrae y provoca una pérdida del óvalo de la cara. Las sombras aparecen en la cara

Envejecimiento muscular y graso

El envejecimiento de los músculos provoca una pérdida de la dinámica de contracción.

De hecho, el músculo nunca descansa realmente. Siempre hay una contracción que la acorta (de ahí el interés por el yoga facial). Esto es bastante típico para el músculo que baja las comisuras de la boca, que envejece considerablemente un rostro.

De hecho, si se le pide a un niño que imite a una persona mayor, tratará de contraer todos los músculos faciales. Con la edad, algunas personas también tienen las cejas muy levantadas debido a la contracción del músculo de la frente o bien las cejas se caen debido al deslizamiento de todos los tejidos de la frente. Esta contracción es responsable del deslizamiento de los volúmenes de grasa que también aumenta con la pérdida de hueso.


Envejecimiento de la piel

La cantidad de fibroblastos (productores de colágeno) se reduce a la mitad entre los 20 y los 80 años y, sobre todo, su metabolismo disminuye.

De ahí la importancia de estimularlos mediante un masaje en la cara. La degradación de las fibras de colágeno o elastina con la edad da lugar a una pérdida de elasticidad de la dermis y, por tanto, a arrugas.

Las arrugas aparecen en todos los seres humanos en distintos momentos, dependiendo de diferentes factores. La edad es, obviamente, uno de los primeros marcadores.

Hoy en día, existen muchos tratamientos para las arrugas, desde la prevención hasta el relleno de las mismas. Las arrugas aparecen como una “rotura” en la piel. Hay dos factores principales que provocan las arrugas: el medio ambiente y los factores agravantes, como el tabaco y el estrés.

La edad cambia la estructura de la piel. Se compone de tres capas, la epidermis en la superficie, la dermis y la hipodermis rica en células grasas.

A medida que envejecemos, las células de la piel se renuevan menos debido a la pérdida de colágeno en la dermis. La piel se reseca, se arruga y los tejidos se aflojan. Las arrugas aparecen entonces superficialmente en la epidermis y luego se profundizan hasta la dermis. La dermis pierde su flexibilidad y aparecen arrugas profundas, agravadas por la ptosis de las zonas grasas.


El medio ambiente y los factores agravantes del envejecimiento de la piel

  • Fumar: Fumar reduce el diámetro de los capilares que alimentan la piel y nutren las células. Se vuelven cada vez más frágiles. La tez se vuelve opaca y gris.
  • El sol: El sol acelera el envejecimiento de la piel. Compara las partes de una persona mayor que conozcas que están permanentemente expuestas al sol (manos, cara) con las partes ocultas. Las zonas protegidas serán más suaves y parecerán más jóvenes. ¡Es el QFD!
  • Estrés: El estrés reduce la inmunidad de nuestro cuerpo. Nuestras defensas se debilitan, incluidas las de la piel. ¡Los que se oxidan!

Hay una serie de problemas relacionados con el estrés. La aparición de granos de acné es bien conocida cuando los adolescentes se encuentran en una situación de estrés. Lo mismo ocurre a menudo con el enrojecimiento y el picor, y la piel gris. Pueden aparecer problemas más graves, como eczema o psoriasis.

Tu cara, el mejor atleta: Para preservar su capital de juventud, necesita dinamizar, estimular y sublimar. ¡Haz de tu rostro tu mejor aliado contra el tiempo!

Aquí se concentran nuestros cinco sentidos (algunos dirían que seis, pero ese es otro debate). Es la sede de nuestra mente. Es a través de ella que percibimos el mundo y a través de ella que el mundo nos percibe.

Compleja, viva, capaz de una gimnasia muscular excepcional, esta obra maestra de la naturaleza es también la zona de nuestro cuerpo más expuesta a las agresiones externas. El estrés, la contaminación, los entornos urbanos saturados, el envejecimiento… Nuestro rostro es un auténtico atleta cotidiano, demasiado a menudo descuidado.

El medio ambiente y los factores agravantes del envejecimiento de la piel


Un tercio de los músculos del cuerpo están en la cara

Hay muchos estudios de yoga y fitness para esculpir y fortalecer nuestro cuerpo, pero nunca el rostro.

Sin embargo, esta es la parte de nuestra anatomía en la que los músculos son los más numerosos y los más utilizados.

De hecho, la cara tiene unos 40 músculos diferentes. 45 si cuentas los del cuello. Todos activos, todos esenciales, tienen la particularidad de insertarse desde el hueso hasta la superficie profunda de la piel, a diferencia de los demás músculos del cuerpo que están completamente unidos al hueso. Por eso se les llama músculos de la piel.

Se agrupan en 5 familias:

  • Esqueleto
  • Oídos
  • Párpados y cejas
  • Nariz
  • Labios y barbilla

La mandíbula está dirigida principalmente por dos músculos: el masetero y el temporal, que controlan su movilidad y, por tanto, su tono. Esta máquina de precisión permite que el rostro hable, que exprese nuestras emociones y sensaciones.

Sabemos que es importante mantener nuestro capital muscular, sea cual sea nuestra edad. Lo mismo ocurre con nuestra cara. El papel y el saber hacer del facialista es guiarle y aconsejarle sobre los protocolos a aplicar.

Para entrenar a este verdadero atleta, se necesita un programa de entrenamiento específico, una gimnasia específica, capaz de comprender el funcionamiento de cada uno de los músculos, de evaluar las necesidades de la piel y de elegir los alimentos de belleza adecuados. Este protocolo de formación requiere un gran conocimiento del rostro, o mejor dicho, de los rostros. Porque todas las caras son únicas. Para ello, existe el yoga facial.


Morfotipo: la forma y el fondo del rostro

Parece una obviedad, pero la forma de nuestro rostro es un elemento esencial a la hora de pensar en cómo cuidarlo.

Se identifican 4 formas principales en el morfotipo:

  • Largo
  • Cuadrado
  • Redondo
  • Oval

En todos los casos, heredamos las características genéticas de nuestros padres, lo que explica los parecidos a veces sorprendentes que animan las líneas. Estas formas influirán en la mecánica muscular que marcará progresivamente la piel, arrugándola con el tiempo.

De hecho, las modificaciones ligadas al tiempo terminan por dar al rostro expresiones negativas que también dependen del morfotipo facial. Por ejemplo, un rostro alargado tendrá tendencia a ahuecarse, mientras que un rostro redondo tendrá tendencia a caer (se dice entonces que es ptosis).


4 elementos definen las expresiones negativas

  • El equilibrio muscular (la relación entre los músculos depresores y los músculos elevadores)
  • La pérdida de volumen ligada a la pérdida de tono del rostro,
  • Flacidez (la ptosis mencionada anteriormente),
  • El aspecto superficial (la piel).

Así, el envejecimiento induce dos fenómenos:

  • Pliegues de la piel. Están vinculados a expresiones y mímicas que repetimos (fruncir el ceño, arrugar la nariz, etc.). Con el tiempo se vuelven permanentes y congelan nuestras expresiones.
  • Flacidez asociada a la pérdida de volumen. Modifica nuestras expresiones de forma negativa: los pliegues de amargura, el valle de lágrimas se marca y nos dan el aspecto triste, cansado, amargado o incluso severo ¡sin que sea cierto!

Porque como hemos dicho, el rostro es lo que habla de nosotros y refleja nuestro paisaje interior. Todo se puede leer en él: desde nuestra salud hasta nuestro estado de ánimo, desde nuestras alegrías hasta nuestras penas.

Tener un rostro sano y radiante también significa poder abrirse a los demás y expresar realmente quiénes somos.


¿Cómo reducir los efectos del tiempo? Cuida tu rostro

La cara está viva. Descuidar su totalidad, más allá de la superficie de la piel, significa también correr el riesgo de transmitir una imagen falsa de uno mismo.

Existen soluciones. Los expertos facialistas estudian el movimiento natural de la piel y las interacciones subcutáneas para desarrollar métodos y rutinas éticas, respetuosas y eficaces.

Sabemos, por ejemplo, que cada 28 días el ciclo celular se renueva, o que la actividad celular en la piel alcanza su punto máximo entre las 2 y las 4 de la madrugada.

5/5 - (12 votos)